martes, 2 de octubre de 2007

¿Quiéres saber la verdad?


El que busca la verdad corre el riesgo de encontrarla. Aunque lo más probable es que debas hacerte la siguiente pregunta: ¿Cuándo empecé a aburguesarme?

MÉTODO PARA VER EL MUNDO REAL

Cuando uno no pasa hambre ni penuria real le ocurre que se cree libre, nos creemos con la capacidad de decidir libremente sobre cada uno de nuestros actos, nos creemos con la capacidad de incluso saber con claridad sobre qué es lo que nos imponen y por tanto soberanos para rechazarlo y, por otro lado soberanos para saber qué es lo que voluntaria y libremente decidimos.

Esto es Mentira. No tenemos autoridad sobre nosotros mismos y sobre nuestros pensamientos y actos en la mayoría de las ocasiones. Somos unos ignorantes.

Si uno parte de unos condicionamientos externos, una educación, una cultura, unas influencias, una religión,…, todos ellos ya forman parte de él , y no puede zafarse de ellos, por mucho que quiera creer lo contrario. Solo si uno hace un trabajo específico para quitarse esos condicionantes, llegando al verdadero vacío, se estará en disposición de empezar a decidir, pero no antes.

Cuando uno se pone a trabajar y a estudiar un asunto, por ejemplo para tratar de buscar soluciones a determinados aspectos, de NADA sirve si antes no se ha trabajado desde un vacío previo para de esta manera no partir de ningún condicionante impuesto. Esto se dice fácil, pero tiene su miga.

Muchas de las cosas que creemos tener claras, sí no son construidas desde ese vacío entonces de NADA sirven, porque nos estamos engañando.

Ese vacío que permite la verdadera libre decisión, se puede asimilar a una desprogramación, y ha de ser total, porque si no permanecerán condicionantes ocultos que nos aturdirán permanentemente.

¿Cuándo se sabe que uno está condicionado? Es fácil, de entrada todos lo estamos. Se percibe nítidamente cuando hay inconsecuencia entre lo que dices que harías y lo que realmente haces.

Un ejemplo: Te parece una barbaridad que gente en el mundo pase hambre, te parece intolerable, pero sin embargo no haces nada realmente concluyente para solucionarlo. Sin embargo, te sientes mal si tienes solo pan duro del día anterior para comer.

Esta incongruencia es la que debe hacernos reparar en que algo profundo falla en nosotros y verdaderamente no somos dueños de nuestros pensamientos y actos. Si esto te ocurre, ¿No es razón suficiente como para plantearte que algo serio pasa con uno? ¿No sería el momento de plantearse un cambio total de uno mismo, dado que el sistema de pensar que se tiene hasta ahora no funciona? Porque sí funcionara, ¿Cómo se puede ser tan inconsecuente? ¿Cómo se puede tener la conciencia tranquila? Obviamente sí te escudas en que debe ser una solución de los gobiernos y que a ti plin, deja de leer este blog, no pierdas el tiempo.

Claro que, sí uno se hace consciente de que es un inconsecuente, necesitaría hacer algo para pasar a ser consecuente. Mientras no lo hagamos será, evidentemente, un síntoma de nuestro fracaso como seres humanos, porque queriendo hacer algo, el no acabar haciéndolo es de lo más frustrante.

Por mucho que nos pongamos a trabajar, a leer, a meditar, a hacer yoga o a estudiar, no obtendremos ningún resultado útil, hasta que no nos quitemos del todo esos condicionamientos. No digo que sea malo leer o meditar, pero es claramente insuficiente.

¿Por qué es insuficiente? Sí uno está tan condicionado, ¿Cómo puede distinguir los DATOS que maneja? ¿Cómo puede discernir con nitidez que datos son válidos y cuales no lo son? Quizá en algún aspecto pueda llegar a discernir la esencia del dato, pero sería algo aislado, y por tanto no podría pensar medianamente bien en el resto de los aspectos. Si no se analiza el origen de los datos, de nada sirve pensar mucho o poco, leer, estudiar, hacer yoga o meditar, porque el inevitable resultado será que se pensará mal, por estar condicionado ese pensamiento por un datos de origen erróneos.

Hay una tentación muy peligrosa que es el esfuerzo. El ESFUERZO, sabemos que nos produce una satisfacción, porque cuando hacemos lo que sea esforzadamente, nos encontramos bien. Ahora bien, ésto ocurre hagamos lo que hagamos. Una persona que trabaja en una empresa que se dedica a vender perfume, se siente feliz cuando tras dedicarle mucho esfuerzo, cumple sus objetivos y los supera. Lo que ocurre es que no repara en que si ese esfuerzo lo dedica a otra actividad que tuvieran efectos más positivos para el ser humano, muy posiblemente se encontraría además doblemente satisfecho. Es una tentación peligrosa, porque tras el esfuerzo nos sentimos bien, pero realmente puede ser nefasto el resultado de dicho esfuerzo. Cuando uno hace un esfuerzo por buscar respuestas a su vida, corre el riesgo de pensar que la solución es esforzarse en el estudio de determinadas doctrinas, hacer ayuno o lo que fuera, sin reparar que lo primero es discernir que datos son válidos y cuáles son esenciales.

La solución bien pudiera ser el esforzarse, observando datos erróneos y, constatar que no hay respuestas válidas que nos permitan estar tranquilos con nuestra conciencia. Al intentar mil y una veces solucionar nuestras dudas y no llegar a respuestas, se hace difícil acercarse a los datos válidos, por mucho que cada cual se esfuerce. Lo que ocurre es que ese esfuerzo es enorme, ímprobo, por lo que lo más fácil es que uno abandone esa búsqueda por continua frustración. Digo esto porque para mí el esfuerzo realizado ha sido enorme y, a la vez he contado con un entorno bastante propicio para poder acometer una lucha sin cuartel hasta el final, cuyo resultado trata de simplificar una búsqueda con visos de ser infructuosa para muchas personas.

Te sugiero que en primer lugar visualices la película "Leones por corderos", momento tras el cual sí estás dispuesto a "publicar el artículo" o "dispuesto a sacar sobresaliente", sigas leyendo este método.

Y entonces, ¿Qué se puede hacer?

Opción 1. Pasar de todo y seguir la vida como siempre, sin comprender nada, creyendo comprender todo y, por tanto profundamente insatisfecho. Fin de la historia.

Opción 2. Esforzarse en ir discerniendo entre el dato cierto del incierto, con el consiguiente riesgo de abandonar la búsqueda y pasar a la opción 1, como nos ha ocurrido en muchas otras ocasiones, porque hay mil obstáculos por el camino, mucho ignorante bienintencionado y mucho desalmado sacacuartos.

Opción 3. Se compone de 3 subfases:

  • Primera: DESPROGRAMACIÓN. Se acomete un proceso de desprogramación directa a base de enfrentarse a verdades inconcebibles previamente, para pegarse un leñazo garantizado, por empezar a comprender que uno era un genuino ignorante, que no era consciente de lo que ocurría a su alrededor. Este paso es el clave, porque duele de verdad.
  • Segunda: DATOS FIABLES. Se empieza a dudar de absolutamente todo, lo que conduce al vacío más absoluto. Porque, ¿Cómo era posible que no fuera consciente de este dato, y de este otro y de aquel...?
  • Tercera: REPROGRAMACIÓN. A partir de datos ahora ya si ciertos, uno empieza programarse, piensa igual que antes pero al ser los datos fiables porque así lo hemos decidido, los resultados son en ocasiones claramente diferentes y, en otros pueden resultar coincidentes con los que obtenía anteriormente, aunque entonces fuera por pura casualidad-causalidad. Se podría decir que desde este momento empezamos a vivir en verdadera consciencia.

De las opciones 1 o 2, no puedo decir mucho más de lo que muchos ya sabemos.

De la opción 3, puedo decir el cómo, puedo contaros lo que yo tras vivir la opción 2 hasta un punto dado, he podido concluir y que ahorraría todos los vaivenes como tiene la opción 2. Puede que quieras experimentar por ti mismo la opción 2, la de prueba y error, aunque tardarás más tiempo y, me temo que es más que posible que desistas.

Solo puedo opinar ahora que es más que conveniente optar por la opción 3 porque es la mas rápida. También auguro miedo, recelo, reticencia, siempre para volver a la opción 1 o la opción 2; en definitiva para volver al lugar de siempre.

Aquí va el método para la OPCIÓN 3, para la opción de reprogramación directa. Tú sabrás lo que quieres y puedes hacer. Solo se ofrece la verdad, ni más ni menos, eso si, de una forma contundente. No busques respuestas, no las obtendrás, ni antes ni después del método. Tras seguirlo, encontrarás tus propias respuestas por ti mismo. Todo empezará a tener sentido, porque hasta ahora nada lo tenía.

Un último apunte antes de contar el método que describe como acometer la opción 3, es que ni yo ni nadie puede enseñarte nada de gratis; es decir, que el esfuerzo que acometerías no tiene atajos, que lo has de hacer por ti mismo, porque cada uno anda su camino individualmente y, este no tiene trampas y aunque tal vez sea mejorable, no hay dobleces. Y recuerda que no sirve para ser feliz, de eso te encargas y encargarás tú siempre, aquí no hay milagros, ni hechizos mágicos que nos den ventaja. Si consigues seguirlo, ya sabrás tú qué hacer con tu vida.

Puede haber otros métodos pero no los conozco aún, por lo que seguiré investigando de cara a enriquecer este método.


MÉTODO PARA VER EL MUNDO REAL. OPCIÓN 3.

Esto es un manual para el que quiera empezar a vivir en consciencia, en definitiva, a vivir de verdad. No se trata de dar soluciones de cómo se puede ser feliz, ni de cómo uno debe andar su camino. Únicamente se describe un método para situarse en la línea de salida, para empezar a vivir.

ES IMPORTANTE ADVERTIR QUE ES UN ESFUERZO BASTANTE DURO Y DOLOROSO, Y POR LO TANTO DESACONSEJABLE PARA AQUEL QUE NO ESTÉ REALMENTE DECIDIDO

No se trata de un dogma de ningún tipo, ni de un negocio espiritualoide, solo de la experiencia práctica de un ser humano que ha tenido la suerte de tener cerca a personas que le han dejado el trabajo bastante hecho. Por supuesto es gratis, salvo alguna compra de algún vídeo o libro, ambos en cualquier tienda o, quizá pidiéndoselo a algún conocido.

El método de la opción 3 se estructura en 3 grupos.

DOCUMENTALES

Habrás de visulizarte los siguientes documentales. (pincha en cada enlace). Son vídeos colgados en Internet, que versan sobre diferentes aspectos.

1. PETRÓLEO, HUMO y REFLEJOS

2. EARTHLINGS. TERRÍCOLAS

4. 911 MYSTERIES

5. Lavado de cerebros

6. ¿Y tú que sabes?

8. Aritmética, población y energía

9. The Yes Men

10. El dinero es deuda


LECTURA

Se ha de navegar en profundidad por el portal de Internet SYTI y ver a esta chica.

PELÍCULAS DE CINE

Como cine han de verse las siguientes películas, aunque ya se hayan visto con anterioridad: Matrix (varias veces), 1984, 2001 odisea espacial, Syriana, El evangelio según San Mateo, El último samurai, thx1138, Brazil, El taxista ful, Todos los hombres del presidente, El experimento, La lista de Schindler, Juan salvador gaviota, Jfk, Sexo mentiras y cintas de video, El gran azul, Taxi driver y el documental Baraka (varias veces).

Aclaro que haciendo lo anteriormente señalado, lo que se hace estrictamente es desprogramarse, osea la subfase 1. Las subfases 2 y 3, la de datos fiables y reprogramación, ya las hace uno solo y automáticamente, aunque de alguna forma todas van a la vez.

Se trataría de hacer un intensivo, sin un orden establecido para ver un vídeo o un libro. No hay un plazo máximo ni mínimo para acometer este método, cada uno habrá de hacerlo en función de su capacidad y de su momento y deberá llevar su ritmo. No obstante, en el momento en que te puedas permitir caer en las dinámicas habituales, retrocederás en el método y volverás al sitio de siempre. Por ello, queda de la mano de cada uno hacer esta opción o no. Hay que ser valiente para no caer en la aceptación a la que tan acostumbrados estamos, aunque tampoco se debe forzar la máquina. Insisto, cada uno a su ritmo y si lo quiere dejar, lo debe dejar.

Este método podría ser enriquecido con otros materiales para ir mejorándolo paulatinamente, porque no es rígido, si no que forma parte de mi particular proceso de reprogramación, él que ahora he podido explicaros y del que he tratado sea lo más sencillo posible.

1 comentario:

El Proyecto Matriz dijo...

Hola Custom,

Gracias por enlazarnos.

Un abrazo

Sobre mí

Mi foto
España, Spain
Gromenólogo, acojonado con el mundo en el que vivo del que trato de salir por patas